Cáritas Diocesana de Madrid redobla esfuerzos para que nadie se quede sin cobijo en esta ola de frío