Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Cáritas Diocesana de Madrid envía dos escritos de denuncia a la Fiscalía General del Estado pidiendo que "visite la Cañada Real y ordene tomar medidas para proteger a 1800 niñas y niños que llevan casi 3 meses sin luz"

Cáritas Madrid. 6 de enero de 2020.- Cáritas Diocesana de Madrid, junto con la parroquia de Santo Domingo de la Calzada, a raíz de la grave situación generada por los cortes de luz en los sectores 5 y 6 de la Cañada Real Galiana, que se sufren desde el 2 de octubre de 2020 (97 días), denuncian la grave situación que están viviendo los menores y las familias.

 

A través de un escrito, presentado el 23 de diciembre de 2020, y ampliado el 6 de enero de 2021, Cáritas quiere poner de manifiesto las consecuencias que están generando sobre la población residente que afecta a 1.200 familias, donde nos encontramos 1.800 niñas y niños:

 

- Los cortes de luz están afectando directamente a más de 1.200 familias (según el censo de la Comunidad de Madrid, con un total de 4.500 personas, de las cuales más de 1.800 son niños y niñas). La privación del suministro de luz impide el uso de cualquier electrodoméstico (calefacciones, lavadoras, frigoríficos, etc.). No debemos olvidar que nos encontramos en una situación de pandemia que obliga a extremar las medidas de higiene y esta situación lo hace imposible. Es difícil mantener una higiene adecuada en pleno invierno si no tienes acceso a agua caliente.

 

A nivel sanitario (Informe de consecuencias publicado por el Equipo de Intervención con Población Excluida, EIPE-Gerencia de Atención primaria del Servicio Madrileño de Salud):

 

* El frío, la humedad y el moho debidos al acondicionamiento deficitario de las viviendas y a la ausencia de calefacción eléctrica facilitan la aparición de infecciones respiratorias y empeoran el curso de enfermedades respiratorias crónicas.

 

* Las personas más vulnerables, como recién nacidos y ancianos/as, se ven expuestas a situaciones de mayor fragilidad.

 

* La falta de energía eléctrica empeora la calidad de la alimentación (debido a problemas de conservación de los productos frescos).

 

* La ausencia de iluminación en el hogar tiene como consecuencia un aumento del riesgo de caídas y de accidentes domésticos, aumenta el nivel de dependencia y reduce los estímulos físicos y mentales del entorno, aumentando así el riesgo de deterioro cognitivo y fragilidad.

 

* Problemas de salud mental, tales como trastornos de ansiedad o depresivos, pueden aparecer o empeorar por la situación de aislamiento social y por la interferencia en las actividades cotidianas, familiares y laborales secundarias a la falta de suministro eléctrico prolongado.

 

- Esta falta de suministro tiene como consecuencia directa la vulneración del derecho a la educación. Nos encontramos en una situación de pandemia en la que prima la formación on-line. Los niños y niñas de la Cañada Real no están siendo capaces de mantener estos procesos de formación por la falta de suministro eléctrico y por no acudir a las clases por la vergüenza que provoca el no poder ir aseados.

 

- En un momento de cambio del sistema de prestaciones, son muchas las familias que necesitan el apoyo en la gestión de tramitaciones. Estos procesos requieren de acceso a internet y la carencia de suministro está retrasando los cobros y las gestiones.

 

- La inserción laboral es uno de los pilares básicos en el fomento de la igualdad de oportunidades y hoy en día no se concibe la búsqueda de empleo sin el acceso a ordenadores, lo que se ve mermado por la falta de suministro eléctrico.

 

Pedimos a las administraciones firmantes del Pacto Regional, (Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid y Delegación de Gobierno) que trabajen conjuntamente y aúnen todos sus esfuerzos para:

 

1.- Restablecer el suministro de luz a los sectores 5 y 6 de la Cañada Real Galiana.

 

2.- Restablecer los canales de comunicación que devuelvan la confianza necesaria para el cumplimiento del Pacto Regional y del futuro de la población de la Cañada Real.

 

3.- Crear una hoja de ruta para acelerar los realojos de las familias, tal y como está comprometido en el Pacto Regional por la Cañada Real.

 

4.- Establecer un plan de emergencia que dé una respuesta rápida hasta que finalicen los cortes de luz a las diferentes situaciones de necesidad de las familias, como son: el lavado de la ropa, la higiene con agua caliente, la alimentación, etc.

 

Finalmente, nos ponemos a disposición de las administraciones nombradas para apoyar las propuestas de solución que se pongan en marcha y colaborar en su rápida implantación.